Los primeros dientes de su bebé: qué esperar


¿Puede ver un brote blanco que podría ser el primer diente de su bebé? Entre los cuatro y los seis meses de edad, su angelito comenzará a erupcionar sus dientes. Éste es un hito importante en la vida de un niño, pero a veces puede molestar a su bebé, ya que los dientes que erupcionan pueden provocar incomodidad. Este rito de pasaje es un momento para recabar consejos sobre la dentición y comenzar a pensar en el cuidado dental de su hijo/a.

Los primeros dientes de su bebé

Incluso cuando en la boca de su bebé sólo se ven las encías, no es demasiado temprano para comenzar a planificar su cuidado dental. En el momento del baño, envuelva su dedo con un paño limpio y húmedo, o una gasa de algodón y frote suavemente las encías de su hijo/a. Esto puede estimular las encías y comenzar a incorporar el hábito de la limpieza bucal diaria. Tal vez descubra que su hijo babea y trata de llevarse todo lo que encuentra a la boca. Mantenga siempre un paño húmedo para limpiar su mentón, y así podrá prevenir la aparición de un sarpullido o irritación. Coloque un babero sobre la ropa de su bebé, para que ésta se mantenga seca. En poco tiempo, comenzará a ver el primer diente de su bebé, generalmente los que primero aparecen son los dos dientes inferiores delanteros. Los dientes tienden a salir en pares, por lo cual pronto verá otro par en la parte superior.

Cómo calmar el dolor de la dentición

La primera pista que indica que los dientes están prontos a salir, pueden ser los cambios en el comportamiento de su bebé, como molestias o falta de sueño. El proceso de la dentición generalmente dura desde los seis meses hasta los tres años de edad, y los primeros dientes que erupcionan duelen más. Es posible que los bebés se acostumbren a la sensación de la dentición después de que salgan sus primeros dientes. Lo mejor que los padres pueden hacer es dar a su hijo/a, que está pasando por el proceso de dentición, algo seguro para masticar. Los mordillos que se pueden enfriar en el congelador son muy útiles, ya que las superficies duras provocan una sensación agradable al tocar las encías del bebé, y el hielo tiene un efecto anestésico. Incluso se puede usar un paño frío para frotar las encías.
Si estos remedios caseros no ayudan a su hijo/a y comienza a levantar temperatura, consulte al pediatra acerca de darle acetaminofeno o ibuprofeno apto para niños.

Con los dientes llegan los alimentos

A medida que los dientes comienzan a erupcionar, se pueden introducir las primeras comidas para bebés. Hasta este punto, la mayoría de los bebés se alimenta con leche materna o de fórmula, tal vez con un poco de cereal para bebés. Se pueden ofrecer alimentos fríos o frescos, como puré de manzana sin azúcar, yogur o comida para bebés, para ayudar a aliviar el proceso de dentición. A continuación llegan los alimentos procesados. A medida que su bebé comience a tener todos sus dientes, tal vez le resulte agradable experimentar con nuevas texturas en los alimentos. Comience a servirle bocados pequeños de alimentos blandos, como puré de papas sin sal, bananas, avena, macarrones y verduras bien cocidas (zanahorias, legumbres y batatas). En el caso de las proteínas, se recomienda cortar trozos muy pequeños que los bebés puedan tomar con sus manos. Puede darle pollo, pequeños trozos de huevo duro y carne de cerdo. Elija los primeros alimentos de su bebé cuidadosamente y trate de elegir los que resulten más fáciles de manipular y no presenten riesgo de ahogamiento.

¿Cómo cuidar de los primeros dientes su hijo?

Tan pronto como los dientes de leche erupcionen es importante empezar a cuidar de ellos. Pruebe el dentífrico formulado especialmente para los más pequeños.