Confíe en su odontólogo especialmente cuando sus niños lo visitan

Siga el consejo del columnista y autor John Rosemond: "No se preocupe, permita que el odontólogo maneje sus temores debido a que él está capacitado para hacerlo."

Los padres juegan un papel importante en el proceso, ya que colaboran permitiendo un acercamiento de bajo perfil durante la visita al odontólogo.

De igual manera agregó el Sr. Rosemond “Mientras mayor sea la iniciativa del padre de llevar al niño al odontólogo menos probable será la ansiedad del niño y mayor será su cooperación en la consulta odontológica.” "Los padres deben hablar con el niño sobre la cita odontológica media-hora antes de la misma y deberán referirse a ésta como si fuese una visita al supermercado”. Deben decirles a sus niños que todas las personas con dientes saludables asisten al odontólogo y nunca deben atemorizarlo.

Considerando que el ser padres es una función de liderazgo, el autor de 11 libros sobre como ser padres recomienda a las madres y los padres que deben visualizar las visitas al odontólogo en el tiempo.

"Cuando las familias van al odontólogo, es importante que los padres apoyen el manejo del niño por parte del profesional y deben confiar en que el odontólogo sabe lo que está haciendo".

En algunas ocasiones a los padres no se les recomienda acompañar a sus niños durante la consulta odontológica. Esto tiene un doble propósito: (I) aliviar cualquier ansiedad que el padre pueda tener sobre la visita del niño al odontólogo y (II) permitir que el padre y el profesional discutan las necesidades y el tratamiento bucal del niño en ausencia de ellos.

Para los padres que acompañan a sus niños durante el tratamiento, la Academia Americana de Odontología Pediátrica hace las siguientes sugerencias:

  • Manténgase de pie o sentado(a) en un lugar donde su niño sepa que usted está cerca pero que no pueda ver su cara debido a que una mirada de preocupación atemorizará inadvertidamente al niño.
  • Sea un observador silencioso. Deje al odontólogo crear simpatía y que le brinde al niño una imagen positiva.
  • Si el niño necesita su presencia física, usted puede considerar tomarlo de la mano o sostenerlo en su regazo.
© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.