La mejor forma de rejuvenecer tu piel y tu cuerpo por fuera es que estos sean el reflejo de un espíritu joven y vivaz. Sigue estos consejos para conservar un alma siempre joven y revelar tu luminosidad interior en forma de una apariencia firme y radiante.

Socializa

1

Socializa

Está comprobado que las personas con vidas sociales activas tienen menos probabilidad de sufrir de hipertensión y demencia. Además, cuando socializas tu cuerpo libera oxitocina, conocida también como la hormona de la felicidad.


Cuídate

2

Cuídate

Al hacer ejercicio y alimentarte bien te aseguras de que tu salud no se deteriore rápidamente y mantienes tu cuerpo fuerte y vital por mucho más tiempo, ya que la longevidad está asociada a personas con niveles bajos de colesterol y azúcar en la sangre.


Explora

3

Explora

Estimula tu mente descubriendo nuevas actividades y aprendiendo cosas nuevas, además de ser terapéutico, esto promueve la creación de nuevas conexiones neuronales, garantizando un cerebro joven y activo.


Sánate

4

Sánate

Al adoptar hábitos sanos ayudas a tu cuerpo a conservar su vitalidad y fortaleza: nutre tu cuerpo consumiendo todas las vitaminas y minerales necesarios cada día y abandona hábitos nocivos como el alcohol, el tabaco y las comidas procesadas.


Vive

5

Vive

La clave para mantenerte joven desde adentro es tener un pensamiento joven sin importar la edad: disfruta el momento y vive el ahora, para brillar siempre desde el interior y que tu aspecto radiante sea una reflexión de tu vitalidad interna.